La vida y su doble fondo.

Reflexiones urbanas.
La vida, guarda en el doble fondo de su caja de seguridad, una clave alternativa, a buen recaudo y sólo disponible para cuando la historia, que a cada uno nos tiene asignada, desde nuestra aparición en el escenario social, desarrollada en su estricta singularidad e individualidad, llega a su recta final y, ya manida en su estructura de realidades cumplidas, según el devenir marcado de las cosas y los acontecimientos, pautados, para que no degeneren en incontrolados epítetos cotidianos, dando al traste con el objetivo último; sólo, entonces, pone en acción, y activa la clave, el mecanismo de incomodidades que a modo de reto final, desafían con inusitada soberbia, el arranque de la voluntad más herida, por el no haber sabido vivir lo bueno contra el valor de lo amargo, podrido y ennegrecido de la realidad brindada sin faja; pero, jugando al escondite de forma malévola y con intencionalidad desafiante como si se tratara de una faena de muleta en espectáculo taurino, en el que entre toro y torero, el “diálogo” es: “de poder a poder”. Esa es la realidad a la que enfrentados todos, no miramos de frente por conveniencias, hipocresías, cinismos, comodidades o por simple inercia de pensamientos abandonados, con intencionalidad morbosa, a pautas marcadas desde instancias que creemos fuera de nuestro alcance y que las llamamos destino. Qué elocuente me parece esa reflexión – no se de quién; pero, estimo acertada: -”nadie se va de esta vida sin saber que ha estado en ella”-.

Comentarios

Entradas populares